Intalación básica de Slackware 13.0 (Capítulo II)

Ahora que ya tenemos las particiones establecidas, podemos comenzar la instalación propiamente dichaSi apagasteis el equipo después del particionado no pasa nada, sólo tenéis que arrancarlo con el CD de Slackware y ejecutar directamente setup desde el símbolo del shell (#), saltándonos ya todo lo referente a fdisk.



1. Como ya seleccionamos el idioma del teclado, vamos a la opción siguiente, ADDSWAP, que nos permite elegir la partición a utilizar como área de intercambio.



2. Automáticamente, la instalación nos muestra las particiones Linux swap existentes en el sistema.  Seleccionamos la que anteriormente habíamos creado con el fdisk de Slackware, y pulsamos OK para continuar.



3. Se nos ofrece la posibilidad de comprobar, durante el formateo de la partición  Linux swap, si hay bloques defectuosos en el disco.  Normalmente se elige NO, a no ser que dudéis de la integridad de vuestro disco.



4. Todo en orden...  La partición Linux swap ya está lista, y se añade una referencia a ella en el archivo /etc/fstab (archivo donde se guarda toda la información de las particiones a montar durante el arranque).



5. Ahora es el momento de seleccionar la partición donde residirá nuestro sistema. Habíamos creado dos particiones Linux: /dev/hda1 para el directorio / (raíz), y /dev/hda2 para el directorio /home. Recordad que si vuestro disco es SATA, las particiones serán del tipo /dev/sda1 y /dev/sda2Seleccionamos la primera y pulsamos SELECT.


6. La formateamos.  Al igual que sucedía con la Linux swap, podemos hacer formato rápido o formato con chequeo de bloques.  Pulsamos OK.




7. ¿Qué tipo de sistema de ficheros va a tener nuestra partición raíz?  Si esto no fuera un “experimento” ext4 sería el elegido, pero vamos a seleccionar al anciano ext2, y más adelante veremos qué se puede hacer con él.



8. A continuación, como hay otra partición sin usar, el programa de instalación nos permite seleccionarla.  Se repite el mismo proceso: formateo con o sin chequeo, y tipo de sistema de ficheros (ext2).




9. Se nos pregunta a qué directorio se va a corresponder esta partición.  Como ya habíamos planeado, será el directorio /home.


10. Por último, se añade la referencia de esta partición a /etc/fstab.





11. Seleccionamos el medio de instalación.  Veis que se puede instalar desde CD/DVD, desde otra partición, desde la red, etc. Lo dejamos en la primera opción y OK.



12. ¿Queremos que se busque automáticamente el CD/DVD de instalación?  OK.  También podríamos indicarlo de modo manual, escribiendo un nombre de dispositivo (/dev/hdb, /dev/sr0, etc).




13. Aquí tenemos la lista de los paquetes disponibles.  Esa flecha verde indica que la lista continúa hacia abajo, usando los cursores.



14. Como vamos a empezar con un sistema lo más básico posible, dejamos seleccionada sólo la primera categoría (Base Linux system).  Las otras categorías las desmarcamos, posicionándonos sobre ellas y pulsando la barra espaciadora.



15. En la siguiente ventana elegimos el modo de instalación.  Si quisiéramos hacer una instalación completa, similar a la que hacemos en Ubuntu, seleccionaríamos la opción “full”.  Al final de una instalación “full”, tendríamos un Slackware totalmente funcional con escritorio KDE, paquete openOffice, navegador Firefox, etc.  Como no es nuestro caso, vamos a elegir la opción “menu”, para que nos permita elegir los paquetes individualmente.



16. Esta es la lista de paquetes individuales, como podéis ver en el título, para la Serie A (Base Linux system).  Hay muchos, ¡paciencia!.  Vamos a seleccionar sólo los que aparecen como REQUIRED, más uno que veréis como RECOMMENDED, y otros tres a mayores que no son requeridos ni recomendados, pero son muy NECESARIOS.





    REQUIRED            RECOMMENDED            OTROS
    aaa_base            udev                    glibc-solibs
    aaa_elflibs                                kernel-huge
    acl                                    lilo
    attr
    bash
    bin
    coreutils
    cxxlibs
    dcron
    devs
    e2fsprogs
    elvis
    etc
    grep
    gzip
    kernel-firmware
    kernel-modules
    less
    module-init-tools
    openssl-solibs
    pkgtools
    procps
    sed
    shadow
    sharutils
    sysvinit
    sysvinit-scripts
    tar
    util-linux-ng
    xz




17. Finalizada la instalación de paquetes, tenemos la posibilidad de crear un lápiz USB de arranque. A gusto de cada uno...



18. Uno de los paquetes “ni requeridos ni recomendados”: LILO (Linux Loader), necesario para arrancar el sistema.  Aquí empieza su configuración. Seleccionamos el modo experto.





19. Este es el menú principal de LILO.  En primer lugar se necesita crear una cabecera de arranque (LILO header).  Pulsamos OK.



20. A veces, es necesario incluir parámetros extra para que LILO se los pase al núcleo del sistema operativo (lo habitual es que no haya que pasar ninguno)Por cierto, “núcleo del sistema operativo”: KERNEL-HUGE, otro de los paquetes “ni requeridos ni recomendados”, pero sin el cual el sistema no es sistemaPodríamos instalar el KERNEL-GENERIC, pero habría que configurarlo a medida para cada equipo, mientras que el HUGE ya incluye gran cantidad de drivers y opciones habilitadas.




21. En consola, podemos utilizar (o no) el juego de caracteres UTF-8 (Unicode).  Se nos advierte de que, a día de hoy, no es la opción más segura, así que lo dejamos como está y pulsamos OK.



22. En esta parte debemos seleccionar la resolución que queramos para la pantalla de bienvenida de LILO.  Ya que esta característica se puede modificar posteriormente, elegimos STANDARD (modo texto).




23. Cuidado con lo que elegimos aquíSi elegimos ROOT como lugar de instalación para LILO, éste se colocará al principio de la partición raíz de nuestro Slackware, y si no disponemos de un gestor de arranque en el Master Boot Record que apunte hacia dicha partición, no seremos capaces de arrancar el sistema.  Entonces, la opción a elegir es MBR, el registro de arranque maestro, situado en el primer sector del primer disco del equipoHemos de tener en cuenta que esto sobreescribirá el gestor de arranque anterior.



24. El programa de instalación detecta automáticamente dónde está el MBR.  Pulsamos OK.





25. Tiempo que espera LILO para que elijamos el sistema operativo a iniciar.  En mi caso, como es el único sistema, NONE para no esperar nada.



26. Añadimos la partición raíz Linux a la configuración de LILO.




27. Nuestra partición raíz es /dev/hda1.



28. Se nos pide que tecleemos el nombre que mostrará LILO para nuestro Linux.  Obviamente, si el tiempo de espera elegido anteriormente es NONE, no llegaremos a ver el menú de selección.



29. Por último, elegimos INSTALL para instalar LILO en el disco duro.



30. A continuación, el programa de instalación nos advierte de que no se ha establecido una contraseña para el usuario root.  Seleccionamos YES para hacerlo; se nos pedirá que la tecleemos en dos ocasiones.  Aquí entra en juego el tercero de los paquetes “ni requeridos ni recomendados”: GLIBC-SOLIBS, que contiene ejecutables como passwd (permite asignar/cambiar la contraseña de los usuarios) y agetty (invocado por el proceso init para crear la terminal en la que, posteriormente, se nos pedirá usuario y contraseña).





31. Instalación finalizada.



32. Nos movemos hasta la opción EXIT del menú principal y pulsamos OK.  Para reiniciar el equipo podemos pulsar Ctrl + Alt + Supr, o bien escribir reboot.




33. Comprobamos que funciona...  Nos pide usuario (de momento, root) y luego contraseña (la que habéis introducido anteriormente).



Con este segundo capítulo el sistema queda instalado, a partir de aquí sólo queda ir añadiendo paquetes y demás.

Comments are closed.