Optimizar el uso de VirtualBox

Saludos a todos. Continuando con el artículo de la semana pasada acerca de Crear una máquina virtual en Ubuntu 11.10, en el de hoy nos centraremos en la configuración y optimización de dicha máquina, para poder hacer uso al 100% del Sistema Operativo que tengamos en ella.


Si hemos seguido correctamente la anterior entrada, al iniciar VirtualBox, nos deberá aparecer una ventana parecida a la de la captura, donde veremos una máquina virtual creada sin iniciar, y con la configuración que le hemos dado en la creación de la misma. Lo que vamos a hacer a continuación es configurarla perfectamente con los requisitos de nuestro ordenador.


Para configurar cualquier máquina virtual, debemos seleccionar la que deseemos. En mi caso sólo tengo una, aunque puedes descargarte más, así que configuraré esa misma. A la derecha del botón de crear una nueva máquina virtual, encontraremos el de configuración, representado como un engranaje. Vamos a ver las más importantes:

Configuración general



Aquí tenemos presentes 3 pestañas:

Básico: 

Aquí podemos cambiar el nombre de la máquina, el tipo de sistema operativo y la versión del mismo. Esta opción no va a influir evidentemente en el rendimiento del programa, simplemente se modifica por tener un orden y una diferenciación entre unas máquinas virtuales y otras.

Avanzado: 

En ésta podremos elegir la carpeta de destino de las instantáneas que guardemos de la máquina virtual. Las instantáneas son como puntos de restauración de la máquina virtual que guardan la configuración y los datos almacenados en la máquina virtual y en el Sistema Operativo. Por ejemplo, al acabar de instalar y configurar nuestro sistema operativo, creamos una instantánea, podremos restaurar a ese estado la máquina virtual y el sistema operativo.

También podemos elegir que el portapapeles (es decir el copiar y pegar texto) sea: 


  • Bidireccional:  copiar de la máquina virtual al ordenador real y viceversa.
  • Invitado al Anfitrión: sólo podemos copiar de la virtual al ordenador real. 
  • Anfitrión al Invitado: podemos copiar del ordenador real a la virtual. 
  • Inhabilitado: No se puede usar el portapapeles en ninguna dirección.
Si queremos que los medios extraíbles (discos duros externos, pendrives) recuerden los cambios que se efectúan en ellos, se guarden. Si nuestra intención es la de copiar o leer información de los medios, simplemente desactivaremos esta opción.

Y por último podremos configurar la barra de herramientas que nos aparecerá cuando tengamos la máquina virtual en pantalla completa, donde tendremos las opciones de que sólo salga cuando pasemos el ratón por encima (fluído) o que aparezca permanentemente en la pantalla en la parte superior.

Descripción:

Esta configuración tampoco va a determinar el rendimiento de la máquina virtual y del ordenador real, simplemente es útil para organizar, anotar detalles, o cosas por hacer. También se utiliza para escribir el uso de la máquina virtual.



Sistema 

Esta es la parte de la configuración que más afecta al rendimiento de la máquina virtual y al del ordenador real. Se divide en 3 partes importantes:

Placa Base 

En esta pestaña podemos ajustar la memoria base, es decir la memoria RAM que deseemos. Dependiendo del uso que vayamos a dar a la máquina virtual, pondremos más o menos memoria RAM. Si sólo lo vamos a usar de ordenador normal, de escritorio, para navegar y funciones simples con el mínimo de memoria RAM nos sería suficiente. Pero si queremos que tenga varios programas abiertos, o queremos que sea más fluído el sistema, ampliaremos esta cifra. Lo recomendable es no pasar de la zona verde que vemos en la imagen, ya que puede propiciar un problema en la máquina real.

Lo siguiente es elegir los elementos virtuales y en que orden queremos arrancarlos. Tenemos disponibles:


  • Disquetera 
  • CD/DVD
  • Disco Duro
  • Red
Podemos elegir el orden de arranque (boot) para poder iniciar cualquiera de ellos en cualquier orden utilizando las flechas que aparecen a la derecha del cuadro.

El resto de características debemos dejarlas por defecto, ya que no es normal tener que modificar estas opciones, excepto en casos muy específicos que no tratamos en este artículo.




Procesador: 

Si nuestro ordenador posee una arquitectura de doble núcleo o una tecnología de virtualización de núcleos, podremos elegir cuántos de esos procesadores dedicamos únicamente a la máquina virtual.
 
Nota:
No es recomendable usar más de un núcleo o procesador, ya que las máquinas virtuales no están diseñadas para hacer algo tan complejo que necesite dos núcleos. Pero aún así si necesitamos 2 núcleos por la razón que sea, tenemos esta opción. Otra opción es poner más procesadores y limitar su actividad para no limitar el rendimiento del procesador.

La última opción es habilitar la característica PAE/NX de los procesadores AMD (El procesador utilizado para la captura de pantallas.)





Aceleración: 

Aquí podemos elegir opciones de aceleración dependiendo de nuestro procesador, a mi me salen los de AMD, pero probablemente si tienes otro procesador, te aparecerán otros.



Almacenamiento 

En esta pestaña tenemos la opción de agregar discos duros o discos ópticos. Todos ellos virtuales. Podemos añadir más discos duros virtuales, imagenes de cd (.iso), o utilizar la lectora de CD/DVD real.


Simplemente nos aparecerá el disco duro que creamos en la instalación de la máquina virtual.



Red 

La última pestaña importante para terminar de optimizar nuestras máquinas virtuales, es la configuración de red.

Lo primero que podemos observar es que podemos poner hasta 4 adaptadores de red, por si los necesitamos. Cada uno de ellos los podemos conectar de una forma diferente, los más importantes son:

  • NAT (Network Address Translation - Traducción de Dirección de Red): sirve para conectar mediante una pasarela, una red con otra que tienen direcciones incompatibles. Esto sirve para que la máquina real esté en una red, y la virtual en otra diferente, pero con conexión a otras redes.

  • Adaptador puente: usamos la misma tarjeta de red que el ordenador. Como si fuera un puente entre la tarjeta de red y la de la máquina virtual

  • Red Interna: Sirve para crear una red propia, una especie de grupo de trabajo, en el cual debes poner el nombre, y todas las máquinas que tengan la misma configuración se verán en esa red interna.

  • No conectado: Si no queremos que se conecte a ninguna red, elegimos esta opción.



USB 

Para poder tener soporte a los USBs debemos descargar el paquete Oracle VM VirtualBox Extension Pack. Esto se debe a esta extensión no tiene licencia GPL, y VirutalBox sí.

Podemos descargarlo desde la web oficial de virtualbox, e instalarlo abriendo VirtualBox, después yendo a  Archivo - Preferencias - Extensiones, y posteriormente elegir el archivo a instalar en nuestro equipo.




Instalada la extensión, sólo nos queda añadir nuestro nombre de usuario al grupo vboxusers mediante el comando de consola:

sudo usermod -a -G vboxusers 'usuario'

Después comprobaremos que nuestro 'usuario' ha sido añadido a vboxusers con la siguiente orden:


cat /etc/group

Buscamos el grupo vboxusers, y nos tendrá que aparecer algo similar a esto vboxusers:x:125:'usuario'
 

Nota:
Debemos cambiar 'usuario' por el nombre de usuario de nuestra sesión y omitir las comillas. Para iniciar un USB debemos tener la máquina encendida. Hecho esto, sólo quedará reiniciar nuestro Sistema Operativo principal.


Tras este artículo tendremos nuestra máquina optimizada para que funcione correctamente.


Hasta la próxima.

Comments are closed.