DHCP, El asignador de IP

Continuamos en nuestro camino, y tras ya saber qué es una IP, y para qué sirve en el anterior artículo, hoy vamos a dar un paso hacia más y saber qué es un servidor DHCP y cuáles son sus funciones dentro de una red. Y  descubriremos que está basado en el protocolo IP, y que es un servicio muy confortable.




¿Que significan las siglas DHCP?

Las siglas en inglés: "Dynamic Host Configuration Protocol", en español vendría a ser algo así como: Protocolo de configuración dinámica de host. Esto significa en primera instancia, que es un protocolo, un método estándar para que cualquier dispositivo pueda interactuar con este tipo de servicio. También gracias a su denominación, podemos observar que sirve para configurar un host, ya sea éste un ordenador, un móvil o cualquier dispositivo que pueda conectarse a la red. Y la última palabra es "dinámica", esto significa que no es necesario hacerlo de forma manual, que es un proceso automático.


¿Para qué sirve el servicio DHCP?

Este protocolo, permite que haya una comunicación entre un dispositivo conectado a una red y el propio servidor DHCP. Esta comunicación se basa en el formato cliente-servidor mediante el cual un cliente, como puede ser un ordenador, pide cierta información al servidor, que se la asigna mediante unos parámetros previamente asignados.


¿Qué información puede asignar un servidor DHCP a un cliente?

Como ya hemos visto, los servidores brindan información a un cliente (host), con el fin de simplificar las configuraciones de red. Esta puede ser:

  • Dirección IP
  • Dirección IP del servidor DNS
  • Dirección IP de la puerta de enlace
  • Dirección de Broadcast
  • Máscara de subred
  • Tiempo máximo de asignación de IP (en caso de que ésta sea dinámica)

Direcciones IP mediante DHCP

Una de las principales características del servicio de DHCP es asignar las direcciones IP a cada host de la red. Esto se consigue mediante un intercambio de mensajes entre el cliente y el servidor.
El cliente se conecta a la red, y envía un paquete, llamado DHCPDiscovery , el cual se difunde para toda la red, y todos los nodos de la red lo reciben, pero el único que lo procesará, será el servidor DHCP, el resto de los nodos lo ignorarán. Este paquete se manda a toda la red, porque el cliente no tiene porque saber si hay servidor DHCP o no, y si lo hay, tampoco debe saber la dirección IP.
Cuando el Servidor recibe este paquete, éste le responde un DHCPOffer, el cual le sirve unos parámetros iniciales para la configuración.
Al recibir este último paquete, el cliente, emite otro paquete, el DHCPResquest, donde confirma que recibió los parámetros iniciales, y pide al DHCP una dirección IP libre.
El servidor recibe la petición del cliente, y el servidor le asigna toda la configuración de red restante mediante un DHCPACK. Y ya tendrá la configuración de red completada y lista para el uso.
Existen muchos otros paquetes de comunicación DHCP, pero los básicos son estos.


Configurabilidad del DHCP

En este servicio se pueden configurar varias opciones, pero la más configurable sin duda es la dirección IP.


Formas de asignar una IP

  1.  Asignación estática: El servidor asigna una dirección IP a una tarjeta de red, mediante su dirección MAC, que es única en el mundo.
  2. Asignación automática: El servidor asigna una dirección IP a un equipo, y éste la mantiene hasta que no la libere el propio cliente.
  3. Asignación dinámica: El servidor asigna las IP aleatoriamente, (entre un rango previamente asignado) y esta asignación tiene un tiempo límite para que la IP se libere y se asigne a otro equipo.

Alternativas al DHCP

Cuando este intercambio de paquetes no llega a buen puerto, el ordenador coge una IP alternativa, pero viene dada por el Sistema Operativo, y no por el servicio DHCP. Esto significa que la IP asignada no va a coincidir con la red.

La próxima semana comenzamos la práctica de Crear un servidor DHCP en Ubuntu, así que tenéis que tener esto claro para entenderlo mejor.

Comments are closed.