Guía de Instalación de Arch Linux

En la web de Arch Linux hay tres descargas distintas: una para realizar la instalación en sistemas de 32 bits, otra para 64 bits, y una tercera válida para ambas arquitecturas. Yo opté por bajar ésta última, denominada “dual” (puestos a grabar un CD, mejor que nos sirva para 32 y 64 bits).

Arrancando el equipo con el CD de Arch Linux nos encontramos con la siguiente pantalla, donde podremos seleccionar nuestra arquitectura:





Comienza la detección del hardware y la carga de módulos, al viejo estilo RedHat/Mandrake, aunque ahora se utilice [DONE] en lugar de [OK]:






Se nos indica que entremos en el sistema utilizando el usuario root, que de momento no tiene contraseña:




Para iniciar la instalación propiamente dicha deberíamos ejecutar /arch/setup, pero antes vamos a configurar el teclado (por defecto está en inglés); para ello, ejecutamos km :





En la primera pantalla de km elegimos el teclado español:




Y en la segunda el tipo de letra que vamos a utilizar en consola:





Con el teclado ya configurado, iniciamos el proceso de instalación ejecutando /arch/setup. Aparecerá la siguiente pantalla de bienvenida:




Primer paso: seleccionar desde dónde se van a instalar los paquetes:





Lo haremos desde el CD:





Los paquetes incluidos en el CD quedan montados en el directorio /src/core/pkg :





Segundo paso: configurar el reloj del sistema:




Establecemos la zona horaria:





Europa:




Madrid:





Y regresamos al menú principal. No utilizaremos la segunda opción, que sirve para establecer la hora y la fecha del sistema, pues se supone que el reloj de la BIOS ya está en hora:





Y esto es todo por ahora... en el siguiente capítulo veremos cómo particionar el disco donde residirá nuestro Arch Linux.




PARTICIONADO




En este capítulo particionaremos nuestro disco duro para poder instalar Arch Linux en él.



El último paso del capítulo anterior consistía en volver al menú principal de instalación. Al hacerlo, el cursor se sitúa automáticamente en el punto 3:





Pulsamos Enter y seleccionamos el particionado manual:



Nos aparece una ventana con la lista de unidades disponibles; en mi caso, un único disco duro de 8 GB:





Se nos da la opción de seleccionar otras unidades (en caso de haberlas), pero vamos a realizar la instalación en /dev/sda :




Una ventana explicativa nos advierte de que entramos en el programa de particionado cfdisk:





Este es el aspecto de dicho programa. Vemos el tamaño del disco, las particiones existentes (de momento ninguna) y, más abajo, un menú que nos permitirá crear/modificar/eliminar particiones. Con la ayuda de los cursores, nos situamos en “New” y pulsamos Enter:



Mientras sea posible, nuestras particiones serán primarias:





Especificamos el tamaño en MB de esta primera partición, ¿¿¿32 MB??? ¿Qué se puede almacenar hoy en día en 32 MB? Pues bien, Arch Linux, a diferencia de otras distribuciones conocidas, exige una partición aparte para los ficheros de arranque. En otras palabras, el directorio /boot/ y su contenido residirán en esta pequeña partición:




Irá situada al principio (“Beginning”) del espacio libre en disco:





Y será nuestra partición de arranque (“Bootable”):




Continuemos particionando. Nos movemos con los cursores a la línea que corresponde al espacio libre en disco (Free Space) y repetimos el proceso anterior:





En la siguiente captura observaréis que he creado una partición /dev/sda2 de 3 GB, otra partición /dev/sda3 de 5 GB, y una última partición /dev/sda4 de unos 550 MB aproximadamente. A ésta última la vamos a utilizar como área de intercambio (“Linux Swap”), así que necesitamos cambiar su tipo. Para ello, la seleccionamos con los cursores y en el menú inferior pulsamos “Type”:




Nos aparece una lista con los tipos de partición y sus códigos correspondientes. El tipo “Linux Swap” tiene como código el número 82:





Así que tecleamos ese número:




Como resultado, una partición “Linux Swap” lista para actuar de zona de intercambio. Seleccionamos “Write” para escribir en disco la tabla de particiones y pulsamos Enter:





Se nos pide confirmación, tecleamos “yes” y pulsamos Enter de nuevo:




Ya podemos salir de cfdisk. Nos vamos a “Quit” y Enter:





Y en la ventana que se muestra a continuación, seleccionamos “DONE” para comunicarle al programa de instalación que ya acabamos de particionar:





Esto nos llevará al siguiente punto del menú de configuración de disco, el cual veremos en el próximo capítulo.
na vez definidas las particiones, debemos asignar a cada una de ellas la parte correspondiente de nuestro sistema de ficheros:



Dichas asignaciones deben figurar en /etc/fstab, conforme a uno de los siguientes métodos:

  • Por nombre de dispositivo.

  • Por etiqueta.

  • Por “Identificador Único Universal” (UUID).
El modo más sencillo es éste último, pues no hay que tocar nada posteriormente:

Os recuerdo cómo serán las asignaciones:

/dev/sda1 → directorio /boot /dev/sda2 → directorio /
/dev/sda3 → directorio /home /dev/sda4 → área de intercambio (swap)

Comencemos seleccionando la primera partición /dev/sda1 :


Se nos pide confirmación:



Tipo de sistema de ficheros (la partición de 32 MB destinada a /boot se suele montar como Ext2):


Lo dicho, el directorio /boot será el que ocupe esos 32 MB de /dev/sda1:




Opcionalmente, podemos asignarle una etiqueta a esta partición (por ejemplo, ARRANQUE):


Y también cabe la posibilidad, aunque no vamos a hacer uso de ella, de insertar opciones adicionales para el montaje:




Siguiente partición, /dev/sda2, donde va a residir el directorio raíz / :


Esta vez seleccionamos sistema de ficheros Ext4:



Y le asignamos el ya citado directorio raíz:


Etiqueta opcional:



En la partición /dev/sda3 vamos a montar el directorio /home (en el que se alojarán los directorios personales de cada usuario):



De nuevo, etiqueta opcional:



Y, por último, /dev/sda4 se utilizará como área de intercambio (swap):



En la siguiente captura observamos que las cuatro particiones ya están asignadas, así que nos resta seleccionar “DONE” y pulsar Enter:


El programa de instalación crea los sistemas de ficheros que le hemos indicado y, a continuación, los monta en sus particiones correspondientes:



Todo ha salido bien:



Así que podemos regresar al menú principal de instalación:







INSTALACIÓN DE PAQUETES


Con el disco duro a punto, es el momento de seleccionar paquetes, instalarlos, y hacer una configuración básica del sistema:



Se nos advierte de que la selección de paquetes consta de dos fases: en la primera, se seleccionan grupos de paquetes; en la segunda, paquetes individuales dentro de cada grupo:




Primera fase. Aparece una lista de grupos o, mejor dicho, una lista de dos grupos… ¿Sólo dos? Así es, son los que componen lo que se conoce como “Core” de Arch Linux. Seleccionamos ambos (con la ayuda de los cursores y la barra espaciadora):



Segunda fase. Vemos una lista de paquetes individuales. La podemos dejar tal y como está, pues son utilidades básicas del sistema, acompañadas de un reducido pero necesario entorno de programación (compilador C y algunas cosas más):



Una vez seleccionados, toca instalarlos:



A punto de empezar, el programa de instalación nos pide paciencia:




Recibimos información de cuánto va a ocupar todo instalado (456,56 MB), y se nos pide confirmación para comenzar:



Se resuelven dependencias de paquetes y se lleva a cabo la instalación:




Una vez finalizada, procedemos a la configuración inicial del sistema:



Podemos elegir entre tres editores de texto. Vamos a utilizar nano, más intuitivo que el clásico vi:




Aquí tenemos la lista de ficheros útiles para la configuración inicial de nuestro Linux:





Editemos el primero, /etc/rc.conf. Por defecto, a la variable “LOCALE” se le asigna el inglés estadounidense (“en_US.UTF-8”), pero a nosotros nos interesa utilizar el idioma español. Para ello, comentamos la línea original con el símbolo “#”, y escribimos una nueva línea tal y como podéis ver en esta captura:




También podemos cambiar el nombre de nuestro equipo un poco más abajo. Comentamos de igual manera la línea “HOSTNAME=myhost”, y creamos una línea con el nuevo nombre (para guardar los cambios y salir de la edición, basta con pulsar CTRL X):





Y de /etc/rc.conf saltamos a /etc/locale.gen (los ficheros que quedan atrás se pueden dejar, de momento, con su configuración original):






En /etc/local.gen nos encontramos con algo similar a lo que sucedía con el idioma en /etc/rc.conf, así que comentamos las dos líneas “en_US...”:





Y descomentamos, algo más abajo, las tres líneas que comienzan por “es_ES...”:





Por último, establecemos la contraseña de superusuario:







“Done” para salir el menú principal:








Último punto. Instalación del gestor de arranque:





Seleccionamos “Grub” como gestor de arranque:






El programa de instalación nos indica que, antes de copiar Grub al disco duro, se abrirá en un editor el fichero de configuración /boot/grub/menu.lst, por si queremos modificar algo:







Como se puede observar en la siguiente captura, la entrada para arrancar Arch Linux está incluida en dicho fichero (“title Arch Linux...”), así que salimos pulsando CTRL X:





Elegimos dónde va a ser copiado Grub. /dev/sda hace referencia al MBR (Master Boot Record) del disco duro:





Instalado satisfactoriamente:







Salimos del programa de instalación:





Y como nos indica la siguiente ventana, podemos reiniciar el equipo escribiendo reboot en la consola:





Lo siguiente que podremos ver será el Grub con su cuenta atrás:







Y la pantalla de login:





Si probáis un ping www.google.es veréis que hay red, y eso que no hemos tocada nada relativo a ella. Esto es así porque en la instalación se habilita por defecto el cliente DHCP.



Este es el quinto y último capítulo en el que haremos lo siguiente:


  • Configuración y actualización de repositorios.


  • Instalación de Xorg y GNOME.

En Arch Linux, la herramienta de gestión de repositorios es pacman, y su lista de servidores se encuentra en /etc/pacman.d/mirrorlist. Vamos a editarlo para habilitar las fuentes para los repositorios; por ejemplo, descomentemos los dos servidores españoles:




Guardamos los cambios y ejecutamos pacman -Syu (S = sincroniza paquetes con el servidor; y = descarga una copia actualizada de la lista de paquetes; u = actualiza los paquetes que estén obsoletos):





Instalamos Xorg (X Window System):



Una vez instalado Xorg, procedemos con la instalación del entorno de escritorio GNOME:





El siguiente es un paso opcional. Si queremos un GNOME más completo, podemos instalar sus extras:




GNOME necesita, para su buen funcionamiento, la activación de un módulo y dos demonios:

Módulo FUSE → Capa para sistemas de archivos virtuales en modo usuario.
Demonio HAL → Capa de abstracción de hardware.
Demonio FAM → Monitor de alteración de archivos.

Editamos /etc/rc.conf y añadimos el módulo FUSE:



Y, en el mismo fichero, incluimos los dos demonios:





Una vez guardadas las modificaciones en /etc/rc.conf, editamos el fichero /etc/X11/xinit/xinitrc y añadimos la siguiente línea:

exec gnome-session

Con esta línea nos aseguramos de que, cuando ejecutemos startx, el entorno gráfico a utilizar sea GNOME:






Finalmente, escribimos startx en nuestra consola y... ¡bienvenidos a GNOME!:




Os recomiendo crear un usuario con el comando adduser, para utilizarlo en lugar de root.

Gracias a ISCARIO por amenazarme para que yo acabase haciendo esto (al fin y al cabo, me lo paso en grande). Al menos espero que le saquéis provecho. ¡¡Un saludo a todos/as!!